La Directora de Diversidad de la Universidad de Harvard, Sherri Ann Charleston, está envuelta en una polémica con más de 40 acusaciones de plagio, que se suman a la creciente preocupación de la institución por la integridad académica.

Principales conclusiones:

  • La Directora de Diversidad de Harvard, Sherri Ann Charleston, se enfrenta a más de 40 acusaciones de plagio, que se remontan a su trabajo antes de incorporarse a la universidad.
  • Estas acusaciones forman parte de un problema más amplio de integridad académica en Harvard, tras la dimisión de la Presidenta Claudine Gay en circunstancias similares.
  • La respuesta de Harvard y de las instituciones académicas implicadas a estas acusaciones será fundamental para establecer normas de ética e integridad académicas.

La Directora de Diversidad de la Universidad de Harvard, Sherri Ann Charleston, se enfrenta a graves acusaciones de plagio. Estas acusaciones, que abarcan al menos 40 casos de supuesta mala conducta académica, se remontan a su trabajo anterior a su incorporación a Harvard. Esta polémica surge poco después de la dimisión de la Presidenta de Harvard, Claudine Gay, acusada igualmente de plagio, lo que pone de relieve un problema más amplio de integridad académica en el seno de la prestigiosa institución.

Examen de las acusaciones de plagio

Las acusaciones han suscitado importantes preocupaciones sobre la integridad académica en una de las universidades más prestigiosas del mundo. Charleston, historiadora, se incorporó a Harvard a finales de 2020, y las acusaciones actuales se remontan a sus contribuciones académicas anteriores a su permanencia en Harvard, que se remontan a 2009.

Según un informe del Washington Free Beacon, se acusa a Charleston de no citar correctamente el trabajo de otros académicos en su tesis finalizada en la Universidad de Michigan en 2009. Esta denuncia sugiere un problema muy arraigado en su metodología académica. La denuncia también incluye la acusación de que Charleston no hizo referencia a estos académicos en sus notas a pie de página, una práctica esencial en la escritura académica para reconocer las contribuciones de los demás.

Una de las acusaciones más personales se refiere al marido de Charleston, LaVar Charleston, actualmente vicerrector adjunto de Diversidad e Inclusión de la Universidad de Wisconsin-Madison. Se alega que Sherri Ann Charleston no dio el debido crédito a un estudio escrito por su marido en 2012. Este caso concreto de presunto plagio se habría producido en un artículo revisado por pares del que la pareja fue coautora en 2014, publicado en la revista Journal of Negro Education. La denuncia señala que este artículo contenía resultados, métodos y descripciones de los sujetos de la encuesta similares a los del artículo original de su marido, lo que plantea dudas sobre la originalidad de su trabajo conjunto.

Harvard diversity chief Sherri Ann Charleston accused of plagiarizing husband’s work weeks after president’s controversy
La jefa de diversidad de Harvard, Sherri Ann Charleston, acusada de plagiar el trabajo de su marido semanas después de la polémica de la presidenta. Imagen: the-sun.com

Lee Jussim, psicólogo social de la Universidad de Rutgers, comentó la gravedad de tales acciones, declarando:

Esta declaración subraya la gravedad de las acusaciones y el impacto potencial sobre la integridad académica.

El efecto dominó de estas acusaciones se extiende más allá de la Universidad de Harvard. Tanto la Universidad de Michigan como la Universidad de Wisconsin-Madison han recibido la denuncia, lo que implica a sus respectivas supervisiones académicas en este asunto. Esta implicación multiinstitucional indica una preocupación más amplia en la comunidad académica por el mantenimiento de normas rigurosas de erudición e integridad.

La respuesta de Charleston a estas acusaciones no se ha hecho pública por el momento. Del mismo modo, los representantes de la Universidad de Harvard aún no han comentado si se está llevando a cabo una investigación sobre estas denuncias. Este silencio plantea interrogantes sobre el enfoque de la universidad a la hora de gestionar acusaciones tan graves, especialmente tras recientes polémicas similares.

Este incidente no es aislado dentro de la historia reciente de Harvard. La universidad ha tenido que hacer frente a una serie de acusaciones contra sus investigadores y empleados. La más notable de ellas tiene que ver con Claudine Gay, ex presidenta de la Universidad de Harvard, que dimitió tras enfrentarse a casi 50 acusaciones de plagio o citación inadecuada. La situación se complicó aún más cuando Harvard negó inicialmente las acusaciones contra Gay y amenazó con emprender acciones legales contra los denunciantes. Sin embargo, una investigación posterior llevó a Gay a corregir múltiples errores en su expediente académico, incluida su disertación.

Por otra parte, el Instituto Oncológico Dana-Farber, afiliado a la Universidad de Harvard, reveló su intención de retractarse o corregir numerosos artículos de cuatro de sus principales investigadores. Estos trabajos están siendo examinados por supuesta falsificación de datos, lo que añade otro elemento a las dificultades de la universidad para mantener la integridad académica.

La gravedad de estas acusaciones contra Sherri Ann Charleston, y el contexto más amplio de la mala conducta académica en Harvard, no puede ser exagerada. Significan una crisis potencial en las normas académicas y la integridad en una de las instituciones educativas más importantes del mundo. El resultado de estas acusaciones, y la respuesta de Harvard a las mismas, serán seguidos de cerca por la comunidad académica y más allá, ya que sentarán un precedente sobre cómo se tratarán estos graves problemas en el futuro.

Desistir ou Contact us a qualquer momento. Ver a nossa Privacy Notice

Síguenos en Reddit para más información y actualizaciones.

Comentarios (0)

¡Bienvenido a los comentarios de A*Help!

El debate y la discusión son lo nuestro en A*Help.

Valoramos la diversidad de opiniones de los usuarios, así que puede que encuentres puntos de vista con los que no estés de acuerdo. Y eso está bien. Sin embargo, hay ciertas cosas con las que no estamos de acuerdo: los intentos de manipular nuestros datos de cualquier manera, por ejemplo, o la publicación de material discriminatorio, ofensivo, odioso o despectivo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login

Registro | Contraseña perdida?