Sybil Low por Sybil Low

La perturbación sin precedentes que la pandemia ha causado en la educación se ha traducido en un descenso significativo del rendimiento de los estudiantes en todo el mundo, lo que suscita preocupación por las consecuencias a largo plazo sobre el rendimiento académico y las perspectivas económicas.

Puntos Clave

  • La pandemia ha provocado un descenso sustancial del rendimiento de los estudiantes en todo el mundo.
  • La pérdida de aprendizaje podría repercutir significativamente en los futuros ingresos y oportunidades económicas de los estudiantes.
  • Some countries managed to maintain or improve student achievement despite the pandemic.
  • Las inversiones financieras por sí solas son insuficientes; las reformas en la calidad de la enseñanza y la asignación de recursos son cruciales.
  • La atención no debe centrarse únicamente en recuperar el aprendizaje perdido, sino en innovar y mejorar los sistemas educativos para el futuro.

La pandemia de COVID-19, una crisis sanitaria mundial que comenzó a finales de 2019, ha provocado una de las interrupciones más importantes en la educación desde la Segunda Guerra Mundial. El cierre de escuelas afectó a aproximadamente 1600 millones de estudiantes en todo el mundo, lo que llevó a un cambio al aprendizaje a distancia o, en algunos casos, a una interrupción completa de la educación. Esta perturbación ha tenido un profundo impacto en el aprendizaje de los estudiantes, con datos recientes que revelan un descenso sustancial del rendimiento académico. La magnitud de esta crisis educativa, puesta de relieve en el último informe de la OCDE, plantea serios retos para las generaciones futuras y subraya la necesidad de estrategias integrales para hacer frente a las lagunas de aprendizaje y reformar los sistemas educativos.

Impacto en el Rendimiento de los Estudiantes

El efecto de la pandemia en la educación ha sido profundo y de gran alcance. Según el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) de la OCDE, se ha producido un notable descenso en el rendimiento de los alumnos en matemáticas, lectura y ciencias. Este descenso es evidente en la última ronda de pruebas PISA, realizada entre marzo y noviembre del año anterior, en la que participaron alumnos de 15 años de varios países, entre ellos Japón, Singapur y Corea del Sur. Los resultados mostraron una sorprendente caída de las puntuaciones en comparación con los niveles anteriores a la pandemia, lo que indica una pérdida equivalente a entre la mitad y las tres cuartas partes de un año escolar de aprendizaje. No se puede exagerar la magnitud de este descenso.

 Este descenso es evidente en la última ronda de pruebas PISA, realizada entre marzo y noviembre del año anterior, en la que participaron alumnos de 15 años de varios países, entre ellos Japón, Singapur y Corea del Sur.
Image: economist.com

Una regla empírica en economía de la educación sugiere que cada año adicional de escolarización aumenta los ingresos anuales de una persona en torno al 10%.

Así, la pérdida de aprendizaje debida a la pandemia podría tener repercusiones económicas duraderas. Por ejemplo, los estudiantes que experimentan un descenso en sus calificaciones pueden tener dificultades para graduarse en la escuela secundaria o adquirir las habilidades necesarias para el éxito universitario. Los graduados suelen ganar alrededor de un 50% más que los que se incorporan al mercado laboral nada más salir de la escuela. Esto no hace sino poner de relieve las implicaciones económicas de los reveses educativos.

En países como Francia, Alemania y Polonia, los alumnos de 15 años rinden ahora a niveles propios de estudiantes un año más jóvenes, sobre todo en matemáticas. La situación es preocupante también en Estados Unidos y Gran Bretaña, aunque sus datos requieren una interpretación cautelosa debido a las dificultades que plantean las pruebas. No obstante, hay indicios de un descenso de las puntuaciones, sobre todo en Gran Bretaña, donde los resultados en lectura han retrocedido a los niveles registrados por última vez en 2006. La lucha de Estados Unidos es más pronunciada en matemáticas, donde los estudiantes llevan mucho tiempo en el tercio inferior de los países de la OCDE. La pandemia ha agravado aún más estos problemas.

Los Terribles Resultados de los Exámenes Muestran el Impacto de la Pandemia en la Escolarización
Image: economist.com

Curiosamente, el impacto de la pandemia en la educación ha sido algo desigual. Países como Japón, Singapur, Corea del Sur y Taiwán no sólo mantuvieron sus resultados en los exámenes sino que, en algunos casos, experimentaron mejoras. Esta variación puede atribuirse a los distintos planteamientos para gestionar el cierre de escuelas y la calidad de la educación a distancia. Por ejemplo, Corea del Sur aplicó un estricto distanciamiento social y contrató personal docente adicional, incluidos jubilados, para apoyar el aprendizaje durante la pandemia.

Los Terribles Resultados de los Exámenes Muestran el Impacto de la Pandemia en la Escolarización
Image: economist.com

El Camino hacia la Recuperación Educativa

El camino hacia la reactivación de los sistemas educativos en todo el mundo está plagado de retos. En Gran Bretaña se han destinado unos 3.500 millones de libras a programas de recuperación, centrados en la tutoría. Sin embargo, se espera que esta financiación se agote el año que viene. Del mismo modo, en Estados Unidos, se han asignado 190.000 millones de dólares en fondos federales de ayuda a las escuelas, pero existe una gran libertad a la hora de gastar este dinero. Sólo una parte se destina específicamente a abordar la pérdida de aprendizaje. Los alumnos estadounidenses, por su parte, no han mostrado avances significativos en su recuperación, y muchos siguen rezagados con respecto a los índices de aprendizaje anteriores a la pandemia.

La urgencia de revitalizar la escolarización es evidente, pero requiere algo más que inversiones financieras.

Aunque el aumento de la financiación escolar puede producir mejoras, este efecto se estanca a partir de un determinado umbral de gasto. Estados Unidos es un ejemplo de ello, ya que gasta más de 140.000 dólares por alumno sin lograr los resultados académicos de países como Japón, que gasta bastante menos. Esto pone de relieve la necesidad de inversiones y reformas estratégicas, en lugar de limitarse a inyectar más dinero en las estructuras existentes.

Los expertos en educación abogan por pasar de «reconstruir mejor» a «construir diferente». Esto implica mejorar la formación y la motivación del profesorado, una estrategia más eficaz que reducir el número de alumnos por clase. Además, hay que garantizar que los recursos se distribuyen adecuadamente entre las escuelas y los alumnos más necesitados.

Reflexiones Finales

La pandemia de COVID-19 ha causado un trastorno histórico en la educación mundial, provocando importantes pérdidas de aprendizaje. Esto tiene profundas implicaciones para las futuras perspectivas económicas de los estudiantes y para la sociedad en general. Hacer frente a esta crisis requiere no sólo inversiones financieras, sino reformas estratégicas centradas en mejorar la calidad de la enseñanza y garantizar una distribución equitativa de los recursos. El reto consiste no sólo en recuperar el aprendizaje perdido, sino en aprovechar la oportunidad de mejorar e innovar dentro de los sistemas educativos.

Desistir ou Contact us a qualquer momento. Ver a nossa Privacy Notice

Síguenos en Reddit para más información y actualizaciones.

Comentarios (0)

¡Bienvenido a los comentarios de A*Help!

El debate y la discusión son lo nuestro en A*Help.

Valoramos la diversidad de opiniones de los usuarios, así que puede que encuentres puntos de vista con los que no estés de acuerdo. Y eso está bien. Sin embargo, hay ciertas cosas con las que no estamos de acuerdo: los intentos de manipular nuestros datos de cualquier manera, por ejemplo, o la publicación de material discriminatorio, ofensivo, odioso o despectivo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login

Registro | Contraseña perdida?